Costanautas. Cartografías del Conocimiento en Iquique

15 - 12 - 20
Publicado por

Los ciclos en la naturaleza están presentes de manera individual a cada persona o animal, como también en grupos y ecosistemas completos. Durante el confinamiento, estos ciclos permitieron un avance de la naturaleza en nuestro territorio y la recuperación de flora y fauna que había desaparecido. Ahora, nuestro desafío es encontrar una manera de convivir sin repetir los errores del pasado. Así fue co-diseñada la invitación a los niños, niñas y jóvenes de Iquique para la creación de animales y ecosistemas en el laboratorio Costanautas, complementando con huevitos y cuadrados de plumavit, las cajas-artefactos enviadas a través del programa Cartografías del Conocimiento.

En una primera sesión, se trabajaron los avatares que luego sirvieron como animómetro para la siguiente sesión. En un segundo encuentro, se creó un bestiario compuesto por la fauna del borde costero local, identificando características y analizando los ciclos que cumplen y cómo se relacionan con los humanos. A partir de estas reflexiones y creaciones, cada uno escogió un animal para crearlo plásticamente con los materiales del artefacto, y generarle también su propio hábitat desde el cual interactuar y compartir con los otros compañeros.

Sobre Cartografías del Conocimiento

Cartografías del Conocimiento es una invitación a niños, niñas y jóvenes de todos los rincones de Chile a crear y editar intuitivamente el conocimiento de la relación arte y ciencia de sus territorios. Las nociones de conocimiento, educación, cultura libre, entre otras, son exploradas a partir de una metodología de laboratorio creativo, lúdico y editorial que combina el espacio íntimo con el colectivo y la interacción análoga con la digital.

La Escuela de la Intuición -programa de comunidades y aprendizajes de la Corporación Chilena de Video y Artes Electrónicas (CChV)- en alianza con los Centros de Creación Crecrea Chile, la carrera de psicología de la Universidad de Chile y Wikimedia Chile, propuso esta iniciativa en ocho regiones del país como una respuesta a los desafíos actuales de la educación.

La producción intuitiva de estas comunidades intergeneracionales es una invitación a que sigamos construyendo y validando los conocimientos de los territorios, para componer una cultura digital libre y distribuida, que valora las voces de todas las generaciones de la sociedad.

Categorizado en:

Esta entrada fue escrita porFrancisca Gabler